Para protegeros de los aviones que lanzan bombas no debeis disparar ni correr. Lo uno, es inútil; lo otro, suicida. Cuidado con los sembradores de alarma. La cobardía se parece mucho a la traición.

DSpace Repository

Files in this item

This item appears in the following Collection(s)

Search BIR


Browse

My Account